Las pulgas

Las pulgas son insectos de aproximadamente 2 milímetros, de color negro rojizo, cabeza pequeña antenas cortas y largas patas adaptadas para saltar.

Las pulgas adultas se alimentan de sangre que ingieren con su picadura, durante la cual inoculan una proteínas de su saliva que actúa como anticoagulante, facilitando así su alimentación. Esta proteína es capaz de generar un proceso alérgico en la mayoría de los perros y en algunos gatos, lo cual se conoce "dermatitis alérgica a la pulga". Los perros más sensibles desarrollan un cuadro dermatológico con severas lesiones que se producen ellos mismos al rascarse con desesperación. Además de ese proceso alérgico, las pulgas pueden producir diferentes grados de anemia, transmitir parásitos intestinales como la tenia o solitaria, que puede entran en el sistema digestivo del perro o gato cuando se lamen.

Una vez que se ha alimentado, la pulga adulta puede depositar hasta 200 huevos en el ambiente más visitado por el animal: su cama, alfombras, sofás, terraza, coche, etc. estos huevos se desarrollarán y en el plazo de unos días saldrán de ellos larvas que seguirán su desarrollo hasta transformarse en pulgas adultas, las cuales buscarán activamente un huésped de que alimentarse también.

Así se completa el ciclo vital de la pulga que puede durar alrededor de un mes. El aspecto más importante de este ciclo es que las pulgas adultas solo están en el animal para alimentarse, representando solo un 5% de la cantidad total que hay en su ambiente habitual. Es decir, por cada pulga que vemos en nuestros animales, debemos suponer que hay unas cien en su entorno. Para controlar la infestación de pulgas debemos tratar por tanto, no solo el animal sino también su ambiente.

La manera más sencilla de quitarle las pulgas a los animales es cepillándolos con un peine para pulgas. Estos peines tienen los dientes muy juntos, se usan en seco y sacan a las pulgas al peinar al perro o al gato. De vez en cuando hay que quitar la bola de pelo que se forma y echarla en un cubo o balde con agua jabonosa para que las pulgas que se quedan atrapadas se ahoguen.

En el mercado hay numerosos productos. Las vías de administración de los insecticidas son las siguientes:

Es importante controlar esta plaga puesto que, si existen las condiciones necesarias, en un mes, cien pulgas pueden producir medio millón más.



Regresar a los temas