PROGRAMA ATENCION INTEGRAL DE LA ADOLESCENCIA
CAJA COSTARRICENSE DE SEGURO SOCIAL
 

Una respuesta desde el Sector Salud
a la Adolescencia Costarricense
 

Ponencia:
Dra. Julieta Rodríguez Rojas
Directora
 

COSTA RICA
AÑO 2000


Indice

1.Una respuesta desde el Sector Salud a la Adolescencia Costarricense

2. Estructura Organizativa del Programa Atención Integral a la Adolescencia

3. Areas prioritarias

4. Estrategias

5. Sub-Programa El Adolescente Protagonista

6. La Línea Telefónica "Cuenta Conmigo"

7. Una experiencia comunitaria en el abordaje de la Sexualidad Adolescente: Jornadas Comunitarias Amor Joven

8. El Programa Atención Integral a la Adolescencia y la Reforma del Sector Salud

9. Principales logros del Programa Atención Integral a la Adolescencia al año 2000

10. Dificultades, retos y factores limitantes


Programa Atención de la Adolescencia
Caja Costarricense de Seguro Social
Costa Rica
 

Una respuesta desde el Sector Salud
a la Adolescencia Costarricense
 
 

¿Por qué desde el Sector Salud se busca la Atención Integral de la Adolescencia?


La necesidad de abordar la problemática de salud del adolescente, como un grupo con características propias, aunque no necesariamente uniforme, es algo bastante reciente en toda Latinoamérica, que no va más allá de las dos últimas décadas.

Esto, es debido a que el sector salud en nuestros países se ocupaba fundamentalmente de las más temprana infancia dada la altísima mortalidad infantil existente que llevó al diseño de estrategias y programas para combatir este problema.

A su vez, la población adolescente por sus bajas tasas de mortalidad, se consideró como una población fundamentalmente sana y la definición tradicional de salud que entendía ésta como la ausencia de enfermedad contribuyó a reforzar esta creencia. Además el hecho de que la adolescencia, así como la juventud, no pertenecen a ninguna especialidad médica tradicional, contribuyeron a que este grupo etáreo y sus necesidades dejaran de recibir la atención que solo el simple hecho de ser la población blanco de una especialidad les hubiese dado.

En Costa Rica esto no fue distinto. Tradicionalmente este grupo de edad no fue considerado en forma específica ni por el Ministerio de salud ni por la CCSS en la elaboración de programas que debían ejecutarse en los diversos niveles de atención. Estas dos Instituciones dirigieron sus esfuerzos prioritariamente a la atención de las necesidades de los niños como una forma de buscar disminuir la mortalidad infantil; erradicar la desnutrición, la diarrea y las enfermedades infectocontagiosas y por otro lado, para lograr la extención de la cobertura de los servicios asistenciales de la seguridad social a la totalidad de la población costarricense.

Los logros alcanzados en estos campos, como son la disminución de la mortalidad general, materna e infantil, la elevación de la esperanza de vida y la extensión de los beneficios de la seguridad social, permitieron que se redefiniera las prioridades del sector salud y que este comenzara a preocuparse de las necesidades específicas de los adolescentes.

Pero más allá de los fenómenos demográficos y del mejoramiento de los indicadores de salud del país, la importancia que se empieza a conceder a los adolescentes como grupo en los planes de desarrollo y de salud de Costa Rica, obedecen a causas más profundas. La sociedad costarricense es una sociedad en cambio, que adquiere rápidamente características propias de los países desarrollados, si bien su ingreso "per capita" la mantiene entre los países subdesarrollados. Es en este contexto donde se da la creciente importancia de los adolescentes como grupo, pues su problemática está estrechamente ligada a los cambios que se están produciendo cada vez más rápidamente en el campo social, cultural y económico y esto es particularmente cierto en el caso de la adolescente femenina.

Es así como la sociedad costarricense actual que se proyecta al nuevo milenio, reconoce la importancia de sus adolescentes, hombres y mujeres y tienen cada vez más clara conciencia de que no había creado los espacios necesarios, ni en el sector salud, ni a nivel cultural ni laboral, que le permitieran a estos jóvenes hombre y mujeres desafiar las ambiguedades y contradicciones de esta sociedad en transición y convertirse en adultos sanos desde un punto de vista integral y asegurar así su futuro y el de su patria.

Simultáneamente el sector salud toma más clara conciencia de algunas problemáticas que empiezan a destacar hasta el punto de adquirir características de problemas de salud pública como lo es el embarazo adolescente. Al profundizar el análisis epidemiológico de la salud de los adolescentes, se visualiza la complejidad de los fenómenos de salud y enfermedad en este grupo de edad, algunos de ellos muy conocidos como su pobreza, ruralidad, marginalidad, escaso acceso a la educación, temprano emparejamiento y difícil acceso a la educación, temprano emparejamiento y difícil acceso a fuentes laborales y otros menos conocidos como el abuso de sustancias, enfermedades de transmisión sexual, entre ellas el sida, los accidentes, el suicidio y el fenómeno de las pandillas con sus secuelas de violencia.

Más adelante, al tratar de entender dichos fenómenos, estos se atribuyen en parte a la alta vulnerabilidad de los adolescentes como consecuencia de la magnitud de los cambios biopsicosociales que sufren y al hecho de que el dolor típico de las confrontaciones propias de este período de vida es en sí mismo una fuente elevada de tensión intrapsiquica. Igualmente se considera muy importante la ausencia de suficientes espacios educacionales, laborales, recreativos etc, que favorezcan la inserción normal de los y las adolescentes a su entorno.

En este contexto nace en 1989 el Programa Nacional de Atención Integral al Adolescente del Sector Salud, en búsqueda de dar una respuesta integral a las necesidades de los jóvenes costarricenses, mediante el énfasis en la promoción del crecimiento y desarrollo y la prevención de los trastornos biopsico-sociales, a través de la acción de equipos interdisciplinarios y de un enfoque intersectorial.
 
 

ESTRUCTURA ORGANIZATIVA DEL
PROGRAMA ATENCION INTEGRAL A LA ADOLESCENCIA




Al ser un Programa Nacional, este funciona en tres niveles de la Institución, el Nivel Central el Nivel Regional y el Nivel Local.

El Nivel Central es el encargado de gerenciar todo el Programa así como los recursos externos que obtenga a través de proyectos ejecutados por convenios con organizaciones internacionales, fundamentalmente todas aquellas vinculadas con el Sistema de Naciones Unidas.

Nivel Central:

El Nivel Central del Programa está constituido por un equipo inter-disciplinario formado con cuatro profesionales:

1) Un Médico Psiquiatría Infanto Juvenil que actúa como Director.
2) Un Médico Psiquitra también con Especialidad en Psiquiatría de adolescente.
3) Un Psicólogo Clínico.
4) Un Trabajador Social.

Además del Nivel Central depende directamente la Línea telefónica de consejería a adolescentes "Cuenta Conmigo, la cual funciona atendida por 3 psicólogos y 3 trabajadores sociales.

El Nivel Central es una Unidad Programática (2904) y tiene presupuesto propio de la CCSS. Se ubica dentro del Departamento de Medicina Preventiva de la Institución.

Nivel Regional:

Está constituido por un funcionario que asume la coordinación del PAIA en su Región y que suele apoyarse en Comisiones Inter-disciplinarias e Intersectoriales.

Nivel Local:

Está constituido por todos los Hospitales Nacionales, Regionales Periféricos, Clínicas Mayores y Areas de Salud donde se atienden a los y las adolescentes.

En los 7 Hospitales se cuenta con equipos inter-disciplinarios que brindan acción diferenciada y especializada a los y las adolescentes.

En dos de ellos, el Hospital Nacional de Niños y el Hospital Calderón Guardia, las unidades tienen planta física especial, y son unidades programáticas con presupuesto propio.

Se cuenta también con equipos interdisciplinarios especializados en la atención de la adolescencia en varios Hospitales Regionales y Periféricos . Ej: Hospital Escalante Pradilla en la Región Brunca.

Se cuenta además en varias áreas de salud con "Casas de adolescentes". Ej: Puriscal, San Vito, Ciudad Cortés, Guápiles, Upala.

Además los Ebais deben atender a adolescentes. Las Normas del Primer Nivel de Atención incluyen la atención a los y las adolescentes y en los Compromisos de Gestión se han estipulado las acciones a hacer con adolescentes: tales como tamizaje de la población adolescente del área, clasificándola según riesgo y consejería en salud sexual y reproductiva especial para adolescentes.

AREA PRIORITARIAS




CRECIMIENTO Y DESARROLLO:

La estimulación y vigilancia de estas áreas se constituyen en el eje del proceso de prevención primordial y primaria de la atención en salud de los y las adolescentes, porque los cambios biopsicosociales que ocurren normalmente en la dolescencia van a ser los determinantes del nivel de salud de los jóvenes durante este período y en su etapa adulta.

Para asegurar la implementació de esta área se cuenta con instrumentos tales como: a) historia Clínica, diferenciadas por sexo y b) Instrumento Discriminador de Riesgo Psicosocial, utilizados uniformemente por todos los Equipos de Atención Integral del Adolescente existentes.

SALUD REPRODUCTIVA:

La sexualidad y la maduración de la función reproductora que se produce en la adolescencia, constituye una de las áreas a las que presta especial atención el Programa, porque son uno de los aspecto básico del crecimiento y desarrollo normal en esta etapa y que, por efecto de factores biológicos pero sobre todo psicosociales, tales como carencia afectiva, disfuncionalidad familiar, deficiente educación sexual, ausencia de oportunidades reales para elaborar el proyecto de vida, presión del grupo de pares y otros, se originan importantes problemas de salud, como lo son las enfermedades de transmisión sexual incluyendo el sida, y el fenómeno del embarazo adolescente con todas sus implicaciones biopsicosociales, sobre todo para el binomio madre-niño y para el padre adolescente.

El Programa promueve crear los espacios oportunos para que los y las adolescentes puedan hacer un análisis reflexivo y crítico de su realidad y adquieran mayores conocimientos y modifiquen sus actitudes para que asuman su sexualidad en forma sana y responsable.

A su vez los adolescentes que ya tienen vida sexual activa gozan de acceso real a los anticonceptivos adecuados para su edad, que son definidos según normas y que les son entregados en la consulta de Atención Integral del Adolescente, que le ofrecen la privacidad que ellos demandan, esto en los segundos y terceros niveles y más recientemente en los Ebais, equipos básicos de salud, a los cuales se les ha definido según normas, el paquete de servicios que deben brindar a los adolescentes.

En los casos en los que se le da la gestión diferenciada a la joven, su pareja y su hijo. En este modelo de atención se busca activamente propiciar el que la madre adolescente continué su adecuado proceso de desarrollo biopsicosocial, al mismo tiempo que se le brinda apoyo para que pueda ejercer adecuadamente su maternidad. En ese sentido, ha sido vital el nuevo Programa que la Primera Dama de la República ha impulsado en esta Administración, siguiendo la Ley de Protección a la Madre Adolescente, aprobada a inicios de 1994, Programa denominado: " Construyendo Oportunidades" que le asegura a las adolescentes embarazadas y madres, un subsidio, un curso de habilidades para la vida (6 meses de duración) y luego el ingreso a diversas modalidades educativas.

El PAIA además de brindar la atención en salud garantiza la referencia de las adolescentes al Programa Construyendo Oportunidades y participa de la Comisión Técnica Nacional de dicho Programa, y de cada una de las Comisiones Regionales Inter-sectoriales.

El programa procura además la prevención, detección temprana y tratamiento integral de los y las jóvenes que ha sido víctimas de incesto y abuso sexual.

SALUD MENTAL:

La magnitud de los cambios biopsicosociales que ocurren normalmente en la adolescencia producen cierto grado de depresión y ansiedad, que si bien son fenómenos transicionales y por ende normales, pueden impactar las esferas afectivas, cognitivas, interrelacionales y conductuales de los y las adolescentes.

El Programa busca ofrecerles a los jóvenes el apoyo que les permita hacer in manejo adecuado de todos los procesos y promueva así su salud mental.

Con este propósito el Programa realiza múltiples actividades recreativas, deportivas, educativas, incluyendo el auto conocimiento, artística y otras, tanto a nivel nacional como regional y local. Se promueve también el brindar a la familia conocimientos sobre los procesos que sufren los jóvenes y las familias mismas durante esta etapa del ciclo de vida, como una forma de favorecer la comunicación afectiva y la comprensión del desarrollo normal. Esto se efectúa a través de las Escuelas para padres.

Para aquellos adolescentes que ya sufriendo problemas en su salud mental, el Programa les brinda atención a través de psicoterapia individual, grupal y familiar.

SALUD BUCODENTAL:

El mantenimiento de la salud oral en los adolescentes es otra preocupación del Programa por la importancia que tiene esta área para su salud global. además se conoce que nuestros adolescentes tienen bastante comprometida su salud bucodental por una suma de factores entre los que se cuentan: malos hábitos higiénicos y alimenticios, deficiencias nutricionales específicas (flúor, calcio) y problemas de acceso a los servicios de odontología, que durante muchos años atendieron solo asegurados directos. Este se ha subsanado con la Reforma del Sector Salud.

El Programa promueve el control odontológico periódico, la educación en cuanto a hábitos higiénicos y atención y otras estrategias preventivas como la aplicación de flúor, además busca aumentar la cobertura de los servicios de tratamiento odontológico completo lo más posible.

PREVENCION Y TRATAMIENTO DE LA MORBILIDAD PREVALENTE:

El Programa ha identificado en los adolescentes una serie de áreas de la esfera somática que se ven frecuentemente afectadas tales como: la piel y anexos, el sistema ósteomuscular, el cardio respiratorio. El gastro intestinal y los sentidos (visión, audición). Se busca prevenir y atender adecuadamente estas patologías.

Se promueve, asimismo, la prevención y la detección precoz de las afecciones crónicas más frecuentes en Costa Rica mediante la educación, a los adolescentes, acerca de los factores de riesgo y estilos de vida que favorecen la instauración de estas enfermedades. Dichas afecciones son: la hipertensión arterial, la diabetes, la obesidad, el infarto del miocardio, la hipercolesterolemia, etc.

Además, los Equipos de Atención integral del Adolescente ejecutan una serie de actividades de detección como la toma de peso y talla para el diagnóstico del estado nutricional, toma de la presión arterial etc.

El Programa se preocupa particularmente de la prevención de los accidentes, principal causa de muerte y de egreso hospitalario en este grupo de edad. Para ello se coordina con instituciones como el INS y el MOPT y otros sectores. Produce asimismo material de prevención de los accidentes dirigido a los adolescentes.

ESTRATEGIAS DEL PROGRAMA

a.- Apoyo Político

Su búsqueda y obtención ha sido fundamental para lograr tanto la implementación como el desarrollo del Programa y el asegurar su continuidad, a través de diversos gobiernos.

b. Intersectorialidad

El Programa promueve la coordinación intersectorial con sectores gubernamentales tales como Educación, Trabajo, Cultura, Juventud y Deportes, Justicia y otros, así como con múltiples organizaciones no gubernamentales (ONG) de diversa naturaleza para ofrecer una respuesta integral a las necesidades de los y las adolescentes. El Programa considera que todos estos sectores, así como las ONG juegan un papel, sobre todo en lo que a prevención primordial se refiere.

Es en este sentido que el PAIA se ha involucrado directamente con los dos Programas que en esta administración ha impulsado la Primera Dama Amor Joven y Construyendo Oportunidades, siendo parte activa de ambos Programas.

c.- Coordinación inter-institucional (al interior del Sector Salud).

El trabajo conjunto del Ministerio de Salud y de la CCSS, tanto a Nivel Central, Regional como Local, permite que el Programa utilice toda la infraestructura de este sector y logre la racionalización de los recursos físicos y humanos para garantizar la adecuada ejecución del mismo.

Además las normas que produce el Nivel Central del PAIA son aprobadas y oficializadas por las autoridades del Ministerio de Salud, como ente rector.

d.- Regionalización

El Programa se estructura de acuerdo con las políticas de desconcentración y regionalización del Sector Salud. Es así como su implementación y desarrollo se efectúa a través de un proceso gradual región por región del país, y hoy funciona en siete regiones de salud del país.

e.- Equipo interdisciplinario

El Programa consideró que la prevención primordial, primaria, secundaria y terciaria de la problemática biopsicosocial de los adolescentes solo se puede abordar en forma adecuada a través del trabajo en equipo interdisciplinario. Es así como se han conformado los equipos interdisciplinarios en los diversos niveles de atención, contándose con equipos especializados en la atención de los y las adolescentes en los siete Hospitales Nacionales, Regionales, Periféricos y Clínicas Mayores.

f.- Diseño horizontal

El Programa se estructura a través de la elaboración del diagnóstico de la situación demográfica y biopsicosocial de los adolescentes de cada cantón del país, así como de la elaboración y ejecución de un programa de trabajo diseñado por el equipo interdisciplinario encargado de la atención de los adolescentes en la comunidad y escogen las estrategias más adecuadas de intervención. Es así como el Programa Nacional es la suma de muchos Programas Locales.

g.- Enfoque de género

La mitad de los adolescentes costarricenses son mujeres y el PAIA reconoce que estas están expuestas a una serie de riesgos intrínsecos al crecer y desarrollarse en una sociedad patriarcal , por ejemplo ¿qué posibilidades reales tienen en estas circunstancias las mujeres adolescentes de construir un proyecto de vida autónoma?.

Como se indicara, la adolescencia es la etapa del ciclo de vida en la que se define la propia identidad y el más importante componente de la identidad es el género. Pero la identidad de género se construye y define a partir de los mensajes que la sociedad envía relativas a lo que espera de los hombres y de las mujeres.

En las sociedad patriarcales la sexualidad es el eje de la identidad femenina pero especializada en dos áreas divididas: la reproducción y el erotismo (Lagarse 1992). La primera altamente apreciada, la segunda desvalorizada, esto nos explica como cuando los adolescentes se casan o unen casi de inmediato se embarazan. En el PAIA creemos como lo afirma la Dra. Laura Guzmán en su libro "Embarazo y Maternidad Adolescente en Costa Rica" que: La condición de género se convierte en el principal factor de riesgo para que las mujeres se embaracen tempranamente.

Además en los procesos de socialización las jóvenes aprenden que para obtener aprobación social deben subordinar su cuerpo y voluntad a las exigencias y deseos de los demás asumiéndose como seres para otros y de los otros. Esto debilita su auto-imagen como personas y su autoestima y las hace vulnerables a la agresión física, psicológica y sexual.

Es así como el PAIA ve como su clara obligación el ofrecer a las jóvenes todos los espacios necesarios tanto a nivel de prevención primordial y primaria, pero también a nivel de atención, para que reflexionen sobre como se está estructurando su identidad femenina y para que haciéndose consciente de los procesos, tracen nuevos caminos para sí y sus hijos.

h.- Aplicación del enfoque de riesgo

El Programa considera que el grupo de adolescentes es en general particularmente vulnerable. Dados los recursos limitados, se hace necesario identificar aquellos adolescentes cuyas condiciones de vida tales como pobreza extrema, ruralidad, marginalidad o necesidades especiales como en el caso de los adolescentes discapacitados, los predisponen mayormente a sufrir alteraciones de su salud. Por lo tanto, el Programa ha promovido la realización de investigaciones que permitan conocer mejor cuáles son los factores de riesgo, así como el diseño y aplicación de instrumentos que permitan discriminar los adolescentes más vulnerables para ofrecerles una atención temprana y oportuna.

i.- Enfoque epidemiológico

El Programa utiliza este enfoque para determinar la prevalencia e incidencia de diversas problemáticas en cada comunidad para luegom a través de una priorización estructural ejecutar programas acordes con el perfil epidemiológico previamente detectado.

j.- Normatización

El Programa ha desarrollado Normas Técnicas Administrativas y de Manejo de Morbimortalidad Prevalente, a sí como instrumentos de valoración de los adolescentes que permitan una uniformidad en la calidad de la atención que cada equipo interdisciplinario les brinda. A su vez, las normas existentes permiten dar seguimiento y evaluar el programa trabajo por cada equipo.

l.- Educación Permanente

Uno de los factores limitantes más importantes en la ejecución del programa ha sido la escasa capacitación de los profesionales que conforman los equipos interdisciplinarios en los distintos niveles de atención. Para solventar este programa se ha diseñado y ejecutado un Programa de Educación Permanente que incluye diferentes modalidades educativas como son talleres presenciales y producción de módulos de educación a distancia, así como el uso de la modalidad de grupo operativo según Pichion Riviere, para favorecer la consolidación de los diversos equipos interdisciplarios.

También se han preparado módulos de educación a distancia con financiamiento del Proyecto COS-98-P02 y se están montando pasantías en aquellos equipos que tienen más experiencia en el trabajo con adolescentes.

m.- Supervisión capacitante

El Programa considera que como parte de los procesos de educación permanente se hace necesario articular el trabajo con el proceso de enseñanza-aprendizaje y que éste se realice en los diferentes escenarios donde ocurre la atención de los adolescentes. Para este propósito ha diseñado un modelo de supervisión en cascada que va del Nivel Central al Regional y al Local.

n.- Participación comunitaria y juvenil

El Programa promueve la participación activa de la comunidad, los padres y la familia y, en especial, de los adolescentes en sus distintas actividades como diagnóstico de necesidades, diseño y validación de materiales educativos, detección y capacitación de líderes juveniles que se convierten en multiplicadores y evaluación de los servicios brindados.

n.- Educación para la salud

El Programa considera sumamente importante educar a los adolescentes para el mantenimiento y mejoría de su estado de salud. Sin embargo considera que esta educación para la salud no se puede llevar a cabo con metodologías tradicionales, fundamentalmente expositivas e informativas, sino a través de metodologías participativas que sean lúdicas y que permitan la participación activa de los adolescentes y promuevan la reflexión que lleva al cambio de actitudes. En ese sentido recientemente se produjo dos videos denominados: Tú y Yo. ¿Cuál es la diferencia?, que aborda la problemática de género y "Hablemos entre nosotros sobre sexualidad", así como una guía metológica de uso de los videos.

Seiscientas copias de los videos y las guías han sido distribuidas a todas las Areas de Salud y todos los Equipos de Atención a la Adolescencia.

Esto se hizo gracias al aporte del Proyecto COS-98-P02, actualmente en ejecución.

o.- Investigación

No se puede ofrecer una verdadera atención integral a los y las adolescentes costarricenses, si no se conocen sus características y necesidades, y si no se identifican diversos grupos minoritarios que pueden necesitar de estrategias especiales para el abordaje de su problemática. Es así como la investigación tanto a nivel nacional como regional y local, se convierte en algo indispensable para mantener actualizado el diagnóstico biopsicosocial de la población adolescente y para ir validando y evaluando diversas estrategias y metodologías de intervención, tanto en el área de la prevención primaria como secundaria.

p.- Estrecha relación con los medios de comunicación colectiva

El Programa reconoce la importancia de los diversos medios de comunicación, los cuales, bien utilizados, se pueden convertir en agentes de sensibilización de la familia y la comunidad, así como de los mismos adolescentes, en relación con las características y necesidades especiales de este grupo de edad. Es así como ha establecido un Programa permanente de capacitación de los profesionales de la comunicación en el área de la adolescencia y salud, con el fin de motivarlos a escribir reportajes serios sobre temáticas relevantes.

Además el PAIA cuanto con un programa radial de una hora semanal, en una estación de alto prestigio: Opine FM.

Además en coordinación con el ICER y con el apoyo del UNPFA, se capacitan líderes juveniles en la producción de programas de radio, para que adolescentes ejecuten programas radiales para adolescentes a través de racios emisoras locales.

Sub-Programa
El Adolescente Protagonista

Desde 1993 la CCSS dentro de su Programa Atención Integral de la Adolescencia, desarrolla el componente denominado: Adolescente Protagonista, con el que se busca que el joven no continúen siendo vistos por los equipos de salud únicamente a través de enfermedades o que estos solo traten de prevenir estas, sino que asuman una tarea mucho más integral, el favorecer el desarrollo mismo de los y las jóvenes, estimulando todos sus potenciales, buscando la máxima expresión de sus capacidades y valores.

Se usa una metología participativa tanto para capacitar a los equipos de salud como a los jóvenes mismos, porque de esta forma no se parte de definiciones cerradas, sino que se espera que con la elaboración de la misma experiencia, así como con nuevos insumos, los adolescentes puedan ir construyendo su propio saber. Se trata de una confrontación de la teoría con la práctica.

La escogencia de nombre "Adolescente Protagonista" nace de un reconocer que el ser adolescente en una sociedad adulto-céntrica, supone negación del protagonismo de quienes no son mayores de edad, de su capacidad de discernir, pensar, hablar, decidir etc.

Se busca entonces no solo poder hablar con ellos sini escucharlos, poder tomar en cuenta sus derechos, darles un lugar, donde no sientan a priori "Yo ya sé lo que me van a decir".

Se promueve además activamente la participación femenina pues el PAIA considera que la "pérdida del protagonismo" es mucho mayor en la adolescente femenina, pues en su caso se da una doble subordinación, ya que se espera que acepte la autoridad adulta y por otro lado la autoridad masculina.

Además ella encuentra menos espacios abiertos para su participación real.

Se trabaja además el enfoque de género, buscando en el grupo un espacio y una oportunidad para la resocialización de los y las adolescentes que permita eliminar los factores de riesgo intrínsecos al crecer y desarrollarse en una sociedad patriarcal donde conocemos se encuentra por ejemplo el meollo del fenómeno del embarazo adolescente, pero también el del suicidio y la violencia y sus causas, en los adolescentes varones.

Igualmente vital se considera el enfoque de grupo. En ninguna otra etapa del ciclo vital es tan fuerte y evidente la fuerza y el papel del grupo.

El niño tiene conciencia de que para ver satisfechos sus deseos no puede contar solo consigo mismo, sino que necesita el poder, la competencia y eficacia de los padres. Así pues para lograr la adecuación entre su voluntad y la realidad va a adoptar el rol de satélite de sus padres, un papel subordinado pero adaptativo y funcional que le gana la aprobación familiar y la consecución de lo que desea.

Pero conforme crece se produce la desatelización, es decir sale de la órbita paterna para entrar en la órbita grupal En el proceso de desarrollo normal de cualquier adolescente el grupo de pares se convierte en su nuevo continente, en un escenario donde puede actuar sus conflictos, ensayar nuevas destrezas y reflexionar.

Por lo tanto el ofrecerle a los y las adolescentes un grupo sano de pertenencia resulta sumamente estratégico como recurso potencializador de su crecimiento y desarrollo.

Aplicamos también el concepto de integración transformadora, el cual implica que el individuo sea capaz de convivir socialmente rescatando sus necesidades personales y sociales y muchas veces transformado elementos de su entorno para que se le permita ser él mismo y establecer la convivencia.

Entendemos así que individuos sanos y contentos serán aquellos que puedan integrarse transformado a los otros.

El objetivo general de este componente es:

Capacitar jóvenes de 15 a 18 años para que sean líderes, verdaderos protagonistas y por ende multiplicadores de salud.

Sus objetivos específicos son:

1.- Promover la reflexión en los adolescentes asistentes con respecto a su crecimiento y desarrollo.

2.- Promover modificaciones positivas en:

2.1.- Sus proyectos de vida.
2.2.- El desarrollo de su potencialidad creadora.
2.3.- Su capacidad de liderar y acompañar a otros para la consecución de proyectos.
2.4.- Su capacidad de análisis crítico.
2.5.- Sus habilidades para la negociación y conciliación.
2.6.- Su sentimiento de solidaridad.
2.7.- Sus relaciones afectivas con el medio que lo rodea.
2.8.- Su autoestima.
3.- Brindar conocimientos técnicos para el desarrollo de acciones multiplicadoras.

4.- Reflexionar sobre el concepto de y condición de género y sus proyecciones en el desarrollo curricular y social.

5.- Sistematizar el proceso vivido para identificar acciones, estrategias y metologías practicas a utilizar.

6.- Capacitar a miembros de equipos interdisciplinarios por medio de la observación en el proceso, con el fin de favorecer el seguimiento en la región y la multiplicación de este proceso en nuevos grupos de adolescentes.

7.- Reducir en los adolescentes las patologías y disturbio que se estén presentado para lograr una disminución efectiva en la tasa de morbi-mortalidad de este grupo.

Con esta metodología se ha logrado el desarrollo de múltiples grupos de adolescentes funcionando a lo ancho y largo del país y se estima que al momento presente funcionan 50 grupos vinculados con el PAIA siendo las regiones más activas: Pacífico Central con 18 grupos y la Huetar Norte con 20 grupos. Estos se reúnen cada semana con un o dos facilitadores adultos.

Con el apoyo del Proyecto COS-98P02, al momento presente, se están capacitando nuevos grupos de adolescentes líderes en Cantones prioritarios como Guatuso y Golfito y en las Regiones Brunca y Central Norte.

Se hace importante destacar la participación femenina en todos estos grupos, lográndose así alcanzar uno de los principales objetivos de este componente.

Para terminar me referiré a cual es la verdadera agenda de este Programa.

Dificultades encontradas en esta modalidad de trabajo desde el Sector Salud

Por ahora existen varias barreras para promover desde el sector salud el desarrollo de adolescentes protagonistas en las comunidades. En primer lugar el enfoque estadístico tradicional de la CCSS que evalúa el trabajo de sus funcionario en términos de consultas individuales, no favorece el trabajo en grupos y menos la prevención aunque al desarrollarse el sistema de información para los Ebais se está evolucionando hacia el poder programar y cuantificar actividades comunitarias, dentro de las cuales podría incluirse este componente.

En segundo lugar el trabajar con adolescentes implica usualmente el tener que hacerlo en su tiempo libre fuera de sus horas laborales y educativas lo cual significa usualmente fuera del tiempo laboral contratado de nuestros funcionarios (ejemplo fines de semana), y no se cuenta con recursos económicos para pagar tiempo extra.

Se hace necesario además contar con recursos económicos para financiar la movilización de los y las jóvenes, pasajes de buses por ejemplo y la CCSS no financia los denominados viáticos a personas que no sean funcionarios institucionales, por ende aún dependemos del apoyo de organismos internacionales como el UNFPA o la OPS.

Cuando hablamos de que los jóvenes tienen su propia agenda, emergen requerimiento ajenos al sector como por ejemplo: capacitarse vocacionalmente o conseguir un trabajo, necesidades a las que no podemos responder desde nuestro sector; lo que implica coordinación inter-sectorial lo cual no siempre es fácil de lograr.

Necesitaríamos formalizar e institucionalizar vínculos, ahora hechos muy informalmente.

Se elaboran sus propios proyectos para ejecutar en sus comunidades o con otros jóvenes, usualmente no podemos financiar estos proyectos y aunque intentemos conectar con otras entidades como las municipalidades difícilmente encuentran el respaldo necesario y sostenido.
 
 

LINEA TELEFONICA "CUENTA CONMIGO"
UN ESPACIO PARA COMPARTIR Y UTILIZAR

EN QUE MOMENTO NACE CUENTA CONMIGO...

El Programa de Atención a la Adolescencia (PAIA) de la Caja Costarricense de Seguro Social, ha planteado y ejecutado como una estrategia de prevención y educación para la salud e intervención en crisis dirigida a la población adolescente; la Línea Telefónica Cuenta Conmigo, que opera desde mayo de 1994 como parte de un convenio de trabajo entre la Caja Costarricense de Seguro Social CCSS) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). En la actualidad y desde 1996 la CCSS asumió la operación y financiamiento de dicho servicio telefónico en forma total.

Con el objetivo de encontrar un nombre representativo, con el que los y las adolescentes se identificaran, se organizó un concurso a nivel nacional para que los jóvenes recomendaran un nombre apropiado, de esta forma un grupo de profesionales y adolescentes seleccionaron entre todas las propuestas el de "Cuenta Conmigo", como un término representativo que invita a tomarlo en cuenta en situaciones difíciles o de duda.

Desde el mes de diciembre de 1997, la Línea Telefónica se convirtió en línea 800 es decir 800-22-44-911, con la finalidad de ofrecer un servicio sin costo y facilitar el acceso de aquellos adolescentes y personas adultas de escasos recursos económicos, que requieren encontrar una forma rápida, económica y efectiva para consultar las dudas y problemas que tienen en el desarrollo propio de la adolescencia.

Desde el 1° de julio del año 2000, amplió su horario el cual es: de lunes a viernes de 7:00am a 10:00pm, sábados de 8:00am a 7:00pm, feriados de 8:00am a 4:00pm, gracias a la incorporación de otros tres profesionales

En la actualidad la línea es atendida por tres psicólogos y tres trabajadores sociales debidamente capacitados y supervisados.
 
 

NUMEROS ALREDEDOR DE LA LINEA TELEFONICA...

Desde sus inicios en 1994, y hasta el mes de julio del año 2000, en la Línea se han recibido un total de 33,475 llamadas; en los primeros cuatro años el promedio fue de 4500 consultas aproximadamente, ya para 1998, la cantidad aumentó a 7 315, un 62% más de llamadas atendidas, lo anterior por el hecho de convertirse en Línea 800, facilitando el acceso de todos los usuarios y usuarias de una forma gratuita. En lo que respecta al año 2000, hasta el mes de junio se han atendido 4,371 para un promedio mensual de 729 consultas telefónicas.

Del total de llamadas recibidas para el 2000, el 61% corresponde a adolescentes con edades entre los 15 y 19 años, el 21% entre los 10 y 14 años, lo que coincide con el rango de edades donde se acentúan las dificultades del período adolescente. Mientras el 11% es de jóvenes entre los 20 y 24 años. Un dato interesante es que el 3% de las llamadas corresponde a personas de 30 años, entre los que se incluyen padres de familia, como usuarios asiduos a la Línea Telefónica.

Con respecto al género de las personas que emplean la Línea, el 74% corresponde a mujeres, mientras el 26% restante son hombres, lo cual coincide con el hecho de que la mujer por las características sociales y tradicionales es más dada a comentar sus problemas, a buscar ayuda, orientación y principalmente a romper el silencio sobre los mitos e interrogantes alrededor de la sexualidad, también refleja la necesidad de incentivas a los adolescentes varones a utilizar el servicio para prevenir situaciones riesgosas en su salud.

De las llamadas recibidas, un alto porcentaje se concentra en el área metropolitana, de acuerdo a los mayores índices poblacionales de este sector, en el caso de San José representa el 53% de las consultas, Alajuela 14%, Cartago 15%, Heredia 6%, Guanacaste 5%; en las restantes provincias el promedio oscila alrededor del 7%, en cada una.

Los datos anteriores demuestran dos aspectos básicos: una concentración de mayores problemáticas sociales en el ámbito metropolitano que llevan al y a la adolescente a recurrir a la Línea como un recurso de apoyo; unido a una mayor divulgación. Si bien en este momento la línea telefónica aparece en un periódico de circulación nacional incluida entre los números telefónicos de emergencia.

Sin embargo se han tenido problemas en la divulgación de la misma en los medios de comunicación colectiva.

Recientemente gracias a un convenio con la Oficina de la Primera Dama se efectúa un fuerte programa de promoción de esta por medio de spots de radio y televisión. Esto es vital al haberse ampliado el horario y creemos que será un factor que provocará un aumento de llamadas, ya que siempre uno de los obstáculos encontrados es la dificultad de mercadear la línea, en los medios de comunicación colectiva, por los altos costos y por no contarse con presupuesto.

El lugar de procedencia de las llamadas y su mayor concentración en el área Metropolitana, hacen cuestionar los estilos y formas de encarar la adolescencia, de un amanera diferenciada, según el lugar de residencia, donde el aspecto cultural de cada región influye en la determinación de alternativas.

En relación con la ocupación de los usuarios y usuarias debe de indicarse que el 75% es de población que se encuentra estudiando; lo que coincide con los datos por edad de quienes más utilizan la línea, por cuanto es el período en el que se vinculan al ámbito educativo. Facilita también dicha situación, el hecho de que es en los Centros Educativos donde ha existido una mayor divulgación del servicio. Además de que los profesionales constantemente lo recomiendan a sus estudiantes, constituyéndose esto en otro factor protector, que ya de por sí cumple el ámbito educativo.

En cuanto a la población trabajadora que utiliza la Línea Telefónica, ésta representa 23%, mientras que el 2% restante comparte ambas labores simultáneamente. Debe indicarse que para PAIA; accesar a la población de adolescentes que se encuentra fuera del ámbito educativo constituye una prioridad, tomando en cuenta que dicho sector se encuentra expuesto a una serie de factores de riesgo que pueden interferir en su desarrollo, contrario a aquellos vinculados al ámbito educativo; que van desde la desinformación, las malas prácticas, además del desconocimiento sobre los recursos institucionales a su alcance. En este sentido el uso de la línea por parte de la población trabajadora demuestra que se requiere de una estrategia de publicidad más agresiva que les informe sobre el servicio.

Finalmente entre los principales motivos de consulta para los primeros seis meses del 2000, se encuentra como principal razón las Relaciones de Pareja con 28%, en eta categoría se incluyen consultas sobre incluyen consultas sobre infidelidad, inicio de noviazgo, comunicación, comprensión, autodeterminación, respeto, entre otros. Dicha temática es normal, tomando en cuenta que es en la adolescencia cuando se empieza a compartir la necesidad de iniciar dichas relaciones como un espacio de formación de identidad, personalidad y autoestima, además del significado que tanto el adolescente como la adolescente le asignan a las mismas.

En segundo y tercer lugar, se cita información sobre anticoncepción y embarazo, con 13% y 9%, respectivamente. Las consultas en este caso giran en torno a ventajas, desventajas, recomendaciones, formas de uso y posibilidades de éxito de determinado método de planificación familiar, así como posibilidades de embarazo y manejo de situaciones concretas de gestación, a nivel familiar y de pareja. Lo que refleja que la población adolescente esta iniciando sus prácticas sexuales a una edad cada vez más temprana, coincidente con el porcentaje de embarazos en adolescentes.

Las orientaciones ofrecidas en la Línea "Cuenta Conmigo" respecto a los motivos citados, orientan al y a la adolescente sobre su derecho de autodeterminación y la necesidad de establecer los mecanismos apropiados para el manejo de su sexualidad, partiendo del principio del ser seres sexuados con derecho a disfrutar sanamente de su sexualidad, pero que a la vez deben tomar en cuenta los diversos principios morales y espirituales que le rigen, antes de decidir, incentivando la comunicación y confianza en la pareja e internamente en la familia. Adicionalmente, en la Línea también se han atendido consultas temáticas como las siguientes:

Otros de los motivos, relacionados con la adolescencia, por los cuales se pueden realizar consultas en la Línea son los siguientes:
 
  REFLEXIONES FINALES

Por todo lo anterior, se considera que la estrategia ha sido exitosa, y lo será más ahora que se ha mercadeado como parte del Programa Amor Joven que impulsa la Primera Dama de la República, cuyo énfasis lo constituye la información sobre el manejo, orientación y educación en cuanto a la sexualidad.

Actualmente la Línea es atendida por tres profesionales en Trabajo Social y tres en Psicología, que reciben capacitación constante para orientar e informar a los usuarios en temáticas como las mencionadas anteriormente, cumpliendo con las tareas propias de su cargo y que por tanto justifican con fortaleza la existencia del servicio prestado, ante todo por la respuesta que el mismo le ofrece a la población adolescente, según el desglose de datos descritos y por la acogida que el mismo ha tenido hasta la fecha.

Es apropiado indicar, que por ser un servicio constante de consulta, la Línea se convierte en un instrumento de diagnóstico y de acercamiento directo a la realidad adolescente, dado que hasta la fecha los múltiples usuarios y usuarias han encontrado y disfrutado de un servicio que se caracteriza por brindar la confianza y la seguridad necesaria para plantear sus inquietudes, con la certeza de que la persona que le aconseja lo realiza de una forma profesional, desconciendo además si esa persona que le brinda asesoría puede ser desde su vecino, a alguien que se sienta a su lado en un autobús, en el cine o que se encuentra en una acera... alguien a quien probablemente nunca conocerá pero al cual agradecerá por que le escucha y aconseja.

Es importante el desarrollo de un programa de divulgación, que atienda e informe mediante campañas publicitarias sobre el servicio telefónico en zonas alejadas del casco metropolitano, principalmente Puntarenas, Limón y Guanacaste; así como una propuesta dirigida exclusivamente al grupo de varones y a la población trabajadora, de modo que garanticen la utilidad y acceso del servicio a todo el público adolescente.
 
 

UNA EXPERIENCIA COMUNITARIA EN EL ABORDAJE DE LA
SEXUALIDAD ADOLESCENTE
JORNADAS COMUNITARIAS AMOR JOVEN

En el marco del Programa Amor Joven, impulsado por la Oficina de la Primera Dama de la República de Costa Rica, el Consejo Interinstitucional de Atención a la Madre Adolescente y el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), y apoyado por diferentes instituciones gubernamentales y no gubernamentales entre las que se destaca el Programa de Atención Integral a la Adolescencia (PAIA) de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), se ha puesto en marcha desde el año 1999 un programa que busca dar palabra y protagonismo a los y las adolescentes en cuanto a sus necesidades, inquietudes y toma de decisiones referidas a su sexualidad integral.

Así, dentro del componente Participación del Programa Amor Joven, el P.A.I.A. desarrolló, desde setiembre de 1999 a abril del año 2000, cuatro procesos de cobertura y resonancia comunitaria en la Educación de la Sexualidad de los y las adolescentes, denominadas Jornadas Comunitarias Amor Joven.

Dichos procesos se ejecutaron en diversas localidades del territorio costarricense, dentro de las que se incluye áreas rurales (Guatuso de San Carlos), portuarias (Quepos y Jicaral de Puntarenas) e indígenas (Bribri de Talamanca). La población beneficiada a lo largo de estos procesos es de, aproximadamente, 501 perosnas.

Las Jornadas Comunitaria Amor Joven son espacios de participación y capacitación, cuyo fin es abordar el tema de la sexualidad adolescente mediante conversaciones, en las que participan distintos sectores de la comunidad, entre los que destaca la población adolescente.

Este espacio comunitario busca la participación de adolescentes de la comunidad, especialmente no escolarizados y personas adultas, tales como: padres y madres de familia, líderes comunales, personal de instituciones que trabajan con población adolescente, líderes religiosos, autoridades locales, entre otros.

El objetivo fundamental de las Jornadas es abrir espacios de participación para que las personas de la comunidad puedan debatir, capacitarse y definir acciones prioritarias en su localidad, en el ámbito de la educación de la sexualidad.

Como resultados finales de los procesos llevados a cabo, se tienen:

Finalmente, para el sector salud el proceso de las Jornadas Comunitarias se constituye como un referente de diagnóstico, que permite integrar dentro de los compromisos de los servicios de salud, estrategias de intervención que den respuesta a las realidades específicas de las localidades en torno a la sexualidad de los y las adolescentes.

Tal es el caso de la definición de temas recurrentes dentro de la conversación de los participantes, lo que permite determinar las áreas de abordaje prioritarias. Según las experiencias llevadas a cabo hasta el momento, se citan.

Este año se están realizando jornadas en áreas marginales de la gran área metropolitana del Valle Central como Desamparados, Los Guidos, Aserrí, Acosta, etc, donde el porcentaje de adolescentes fuera del sistema educativo es mayor de normal, y donde el trabajo en la Comunidades y en espacios fuera del sistema educativo es mayor del normal, y donde el trabajo en las Comunidades y en espacios fuera del sistema educativo se hace más importante.


9) Prevención de embarazo no deseado, ETS, sida.
10) Promover la prescripción y entrega de métodos anticonceptivos modernos y seguros.
11) Educar a la población adolescentes sobre sexualidad humana y la utilización de métodos anticonceptivos modernos y seguros
12) Detección y captación temprana de la adolescente gestante
13) Control y seguimiento de la adolescente gestante
14) Curso de preparación psicofísica para el parto
15) Coordinar con el equipo de apoyo y hospital correspondiente para la atención del embarazo y parto según riesgo
16) Apoyo y fomento de la lactancia materna
El que los y las adolescentes de todo el país tuvieran acceso a todos estos servicios sería maravilloso, sin embargo tenemos aún una serie de limitaciones

Entre estas limitaciones están en primer lugar que estos equipos no han recibido capacitación en adolescencia y menos en un enfoque de derechos. Los y las adolescentes que acceden a los servicios frecuentemente se quejan de mal trato y por otro lado la educación en sexualidad humana se efectúa con metología francamente inapropiada, charlas o conferencias que apuntan solo a la transmisión de conocimiento y no abren los espacios qué promuevan una reflexión crítica.

Es aquí donde el Nivel Central del PAIA ha empezado a desarrollar una serie de instrumentos que ayuden a los EBAIS realmente a brindar a los y las jóvenes un servicio de calidad.

Entre estos se destaca:

Todo esto ha sido posible gracias al apoyo financiero y técnico del Proyecto anteriormente citado COS-98-P02.

Además como parte de la Reforma del Sector Salud, se introduce dentro de la CCSS, los "Compromisos o contratos de gestión", con los cuales se busca mejorar la eficiencia, la calidad de la gestación y el uso adecuado de los recursos.

Con los compromisos de gestión, se busca introducir dentro de un sistema universal y público, la lógica contractual, más propia del sistema privado.

Con este sistema parte del Nivel Central se constituye en el órgano comprador, de la producción de los servicios de salud de todos los niveles de atención. Se ha creado así la Unidad de Compra de servicios de salud, dependiendo de la Gerencia Administrativa y no de la Médica.

Con los compromisos de gestión se espera cambiar la forma de asignar a las Unidades los recursos financieros, abandonando la presupuestación histórica y asignando más bien los recursos en forma prospectiva, de acuerdo a la producción pactada, que es lo que se firma en los compromisos de gestación.

Se ha hecho vital entonces garantizar que en los compromisos de gestación quede estipulado qué el Nivel Central quiere "comprar", para atender las necesidades de salud de los y las adolescentes.

El negociar con la Unidad de Compra de Servicios de Salud, no ha sido fácil. Ha sido más sencillo el incluir en los compromisos de gestión de las áreas de salud (primer nivel de atención), el tamizaje y clasificación de la población adolescente de acuerdo a un Instrumentos Discriminados de Riesgo, diseñado y validado por el Nivel Central del PAIA, así como el brindarles a los y las adolescentes consejería en Salud Sexual y Reproductiva.

Más difícil ha sido que esta Unidad Compradora entienda.la importancia que juegan y han jugado los Equipos de Atención Integral a la Adolescencia y que han brindado y brindan una atención especializada y diferenciada a los y las adolescentes en los segundos y terceros niveles. Estos servicios tienden a ser vistos como muy caros y no necesarios, habiendo existido una tendencia a querer eliminarlos, ejemplo: Se cerró una Casa de la Adolescencia en Puerto Limón, a pesar de que la problemática de los y las adolescentes en este puerto del Atlántico ocupa los titulares de los diarios, dada su magnitud.

La lucha para posicionar los Equipos de Atención Integral a la Adolescencia en los compromisos de gestión, ha sido muy intensa. Es ese sentido el apoyo que ha brindado el Proyecto COS-98-P02, ha sido vital, pues éste fue diseñado específicamente para esto.

En el documento de Proyecto dice textualmente: "Los procesos de Modernización del Estado conducen a la reducción de su tamaño y funciones. Esto se traduce en la actualidad en profundas transformaciones institucionales que incrementan el peso de la participación de la sociedad civil y dan paso a la descentralización.

Su consecuencia es el requerimiento de un cambio estratégico para el Programa atención Integral a la adolescencia, (PAIA) que permita adecuar sus formas operativas a las nuevas estructuras organizacionales y modelos conceptuales con los que la CCSS se encuentra implementando sus modernización.

Además al ser la Directa del Proyecto y del PAIA la Dra. Julieta Rodríguez exgerente médica de la CCSS (1994-1998), se ha tenido otra ventaja comparativa, al poder ella efectuar más fácilmente negociaciones con la Unidad de Compra del Servicios de Salud, ya que ella conoce bien su dinámica, así cómo operan los compromisos de gestión.

Al momento presente pareciera ser que vamos ganando la batalla y que no perderemos otro Equipo más, sino que más bien aparecen nuevos como el del Hospital de Golfito, nacido a la luz del Proyecto anteriormente citado.

Pero la Reforma del sector Salud aún no termina, y nos obliga a mantener una permanente actitud vigilante, más aún cuando en un reciente seminario realizado por la OPS-OMS en Costa Rica, aprendimos como las Reformas del Sector Salud, aún las calificadas como más exitosas, tales cómo las de Colombia, han olvidado a los y las adolescentes.

Instamos a organizaciones como el UNFPA, OPS-OMS, a llevar este tema a todos los foros y discutirlo con los entes financiantes de las Reformas como el Banco Mundial y el BID.

PRINCIPALES LOGROS DEL
PROGRAMA ATENCION INTEGRAL A LA ADOLESCENCIA
CCSS-COSTA RICA AL AÑO 2000

1.- Nivel Central con un equipo interdisciplinario consolidados, con supuestos propio, planta física y apoyo administrativo.

2.- Línea Telefónica Cuenta Conmigo, número gratuito (800-22-44-911) atendido por 6 profesionales, contratadas por la CCSS atendiendo como sigue: (De Lunes a Viernes de 7:00am a 10:00pm Sábados de 8:00am a 7:00pm Días feriados de 8:00am a 4:00pm).

3.- Serie monográfica: Adolescencia y Salud, publicación bi-anual efectuada a través de la Editorial de la CCSS denominado Ednass.

4.- Biblioteca Virtual de Adolescencia, desarrollada en coordinación con Binass y con apoyo financiero y técnico de OPS, Fundación Kellogg Proyecto Sueco.

5.- Espacio radial semanal de un ahora (10:00 a 11:00 am) en Opine FM.

6.- Equipos interdisciplinarios especializados en adolescencia, en los siete Hospitales Nacionales.

7.- Equipos interdisciplinarios especializados en adolescencia, en algunos Hospitales Regionales y Periféricos.

8.- Creación de las "Casas del Adolescente" como estrategia para desmedicalizar la atención al adolescente, integrar promoción de la salud con atención y hacer los servicios de muy fácil acceso para los adolescentes.

9.- Integración de la atención de la población adolescente dentro de la Reforma del Sector Salud y en particular en los cambios efectuándose en la CCSS.

10.- Sostenibilidad en el tiempo, a través de cambios políticos y diversos gobiernos.

11.- Legislación actual que defiende la salud sexual y reproductiva como un derecho: Código de la Infancia y la Adolescencia y Ley de Protección a la Madre Adolescente.
 
 

DIFICULTADES, RETOS Y FACTORES LIMITANTES

A pesar de todos los logros señalados, seguimos enfrentando aún una serie de dificultades.

Entre ellas destaca lo difícil que resulta alcanzar con estrategias de promoción de la salud y de prevención, a los adolescentes que están fuera del Sistema Educativo, y en Costa Rica estos siguen siendo cerca del 50% de toda la población adolescente, y sabemos que son los de más alto riesgo. El informe del Estado de la Nación de 1998 nos dice que la tasa neta de escolaridad en secundaria, muestra que uno de casa dos adolescentes en edad de cursarla no lo hace.

Además una serie de investigación sobre el embarazo en la adolescencia, han mostrado que las mayor parte de las adolescentes que se embarazan han desertado del sistema educativo un año antes de quedar embarazadas como promedio. La mayor parte de ellas, están en sus hogares, encargadas de la labores domésticas, y del cuido de los hermanos, mientras sus madres salen a trabajar.

Una adolescente embarazada de Golfito nos dijo textualmente "Si estaba cuidando guilas ajenos, por qué no iba a cuidar uno propio.

En Costa Rica el 21.4 de los hogares son uniparentales y jefeados por una mujer y esto favorece la dinámica anteriormente citada. El Estado de la Nación de 1998 nos dice que 3 de cada 11 hogares eran uniparentales y el 93 de ellos eran jefeados por una mujer.

Dentro de estos adolescentes no escolarizados, muchos pertenecen a hogares bajo la línea de la pobreza, y algunos engrosan los grupos denominados en situación particularmente difícil: adolescentes trabajadores de la calle, adolescentes migrantes especialmente nicaraguenses, adolescentes indígenas, adolescentes víctimas de explotación sexual, fenómeno desgraciadamente en aumento en Costa Rica, consecuencia del denominado turismo sexual.

El atender, integralmente a estos adolescentes implica el desarrollo de estrategias especiales.

Recientemente presentamos a las autoridades superiores del UNFPA un Proyecto denominado: Development of strategies for the atention of adolescentes in High Risk situation", que busca precisamente lo anteriormente señalado, y que yo diría es una tarea pendiente. Para ejecutar esta tarea necesitamos apoyo.

Los indicadores de salud de Costa Rica extremadamente favorables ocultan esta realidad, como también otra, el que si bien el PAIA ha logrado la atención en salud de la mayor parte de los adolescentes, logrando desaparecer la mortalidad por embarazo y parto, así como las complicaciones derivadas de estos eventos en este grupo etáreo, las adolescentes, en una evaluación recientemente y externa, se quejaron aún de maltrato en las salas de partos, en los Ebais etc.

Ya hablamos de la ausencia de capacitación de estos funcionarios en adolescencia, pero menos aún la tienen en el enfoque de derechos y en la legislación vigente, la cual ha sido escasamente dibulgada.

El reto del Programa Atención Integral a la Adolescencia en Costa Rica, es incorporar el enfoque de derechos como un eje trasversal y como una dimensión vital de la calidad total.

A su vez nos preocupa el adolescente varón, que llega muy poco a los servicios de salud, y que como ya vimos, incluso consulta poco a través de la línea telefónica 800 Cuenta Conmigo.

Una investigación recientemente terminada denominada: Salud Sexual y Reproductiva en Adolescentes varones y hombres jóvenes y ejecutada por el Lic. Carlos Garita y su servidora con grupos focales de adolescentes varones, de 10 a 15 años y de 15 a 19 años y adultos jóvenes de 20 a 24 años, nos mostró una realidad muy triste. Los adolescentes varones siguen construyendo su masculinidad a través de tener relaciones sexuales, en una forma compulsiva e indiscriminada, reduciendo a las mujeres a puramente objetos.

Se establece prácticamente la siguiente ecuación: Masculinidad = sexo = penetración.

El amor o la efectividad, parecen ser cosa de mujeres. Los hijos y su cuidado también son cosas de mujeres. Además los hombres deben saber todo sobre el sexo, por eso aunque no lo sepan, no tienen permiso para preguntar.

Por lo tanto urge el desarrollo de modelos preventivos para varones, donde puedan revisar como han constituido su masculinidad y como redimensionar la masculinidad, no como una negación de la anterior forma usual de construirla, sino cómo la nueva masculinidad es un proceso del hombre como ser humano, donde puede descubrir y explorar una serie de dimensiones que le habían sido negadas como el afecto, la capacidad de vincularse, el relacionarse de manera equitativa y solidaria, el cuidado de los hijos, el auto cuidado entre otros.

Mientras no se desarrollo y se apliquen estos modelos, seguiremos teniendo hombres en alto riesgo de contagiarse y contagiar de sida y venéreas y de madres adolescentes abandonadas e hijos sin padre. Para esto también necesitamos ayuda.

Costa Rica también sigue luchando por descender la mortalidad infantil para lo cual cuenta con una Comisión Nacional de Mortalidad Infantil que analiza todos los casos de niños y niñas fallecidos. En este estudio se encontró que el 25% de las madres de los niños fallecidos eran adolescentes, 14% extranjeras y el 21% de madres solteras.

Por lo tanto para disminuir la mortalidad infantil debemos disminuir el embarazo en la adolescencia.

Por último ya nos referimos a las amenazas que impone la reforma del sector salud, necesitamos más apoyo para seguir monitoreando si sus avances favorecen la atención en salud de los adolescentes o si más bien la obstaculizan.

Para vencer estas dificultades y retos necesitamos que los organismos de Sistema de Naciones Unidas no nos quiten su apoyo por considerarnos "muy exitosos", nosotros a cambio estamos dispuestos a ayudar a todos los países latinoamericanos, como ya lo estamos haciendo. Recientemente todos los puntos focales de adolescencia de la OPS-OMS y los Jefes de programas de adolescencia del sector salud nos visitaron y pronto recibiremos la visita de compañeros de Manizales Colombia.

Además la ofician UNFPA de Panamá me está invitando como Consultora, una semana para analizar y apoyar el trabajo hecho con adolescentes en Panamá y fortalecerlo.

Si nos ayudan nosotros podemos hacer realidad la cooperación Sur-Sur.

Gracias al UNFPA por darnos esta grandiosa oportunidad de particapar en tan importante evento.